Una de cal y una de arena para la marca Desigual. Según ha confirmado su departamento contable, la firma española con sede en Barcelona volvió a sufrir el año pasado (2016) una bajada en sus ventas. ¡Por segundo año consecutivo!

El grupo de moda perdió el año pasado un 7.8% de su facturación total, situándose en 861 millones de euros, cifra que sigue siendo bastante buena, según ha informado la compañía en un comunicado. Desigual, que está inmersa hasta las trancas en un plan de transformación digital para relanzar la marca, consiguió no obstante mejorar su beneficio neto un 9%, hasta los 71 millones de euros.

Esta mejora la consiguió merced a un programa que puso en marcha en 2015, poniendo a su vez fin a la política expansiva de apertura de tiendas en la que estaba anclada, y a las provisiones extraordinarias que hizo ese mismo año.

Las ventas de Desigual caen un 7.8% por el agotamiento de la marca en Europa

Desigual palma y crece a la vez

El grupo, controlado por Thomas Meyer, con la ayuda del fondo de inversión francés Eurazeo, inició el año pasado un plan para convertir la compañía en "algo más", tras ver cómo se truncaba el crecimiento vertiginoso e ininterrumpido de las dos décadas anteriores.

Sin embargo, en los últimos años, Desigual tuvo que enfrentarse a dos amenzas externas: el auge del modelo fast fashion y de las compras online, y a otro interno, que consistía en una apertura casi sin límites de tiendas para aumentar las ventas. Esperemos que se recupere a tiempo.

Fuente: desigual.com