Jordan Barret disfruta en sus ratos libres de dos de sus pasiones preferidas: el surf y el skate. Dos actividades propias de un chaval de su edad. Con lo que no se esperaba este joven australiano era que un agente de publicidad muy relacionado con el mundo de la moda se fijara en él para proponerle ser modelo.

La moda, los Barret y la droga

Considerado como uno de los modelos con mayor proyección, su ascendencia, sin embargo, no es trigo limpio. Se rumorea que su padre está ligado fuertemente al narcotráfico. Tanto es así que su papaíto, Adrian Barret, está considerado el líder de uno de los sindicatos de droga más ricos de Australia. De hecho, en 2013 una operación policial desmanteló toda su red tras un duro año de seguimiento e investigación.

En este peculiar operativo fueron arrestadas 38 personas, a las que se le imputaron un total de 278 cargos. El cártel australiano estaba centrado principalmente en la marihuana y el cannabis, pero en plena operación se incautaron medio millón de dólares (422.000 euros), armas varias, un lujoso deportivo Ferrari, y cómo no, un festival de sustancias ilegales como cocaína, anfetas, heroína y éxtasis.

Jordan Barrett, el hijo de un narco que triunfa en la moda

Pero volviendo al joven modelo, que para eso es uno de los más cotizados de la industria de la moda, la página web Models.com, lo eligió a él maniquí del año 2016, y ya con tan solo 16 años ha posado para multitud de fotógrafos de reconocido prestigio mundial. A saber: Mert & Marcys, Peter Lindberg, Steven Klein o Mario Testino entre muchos, ocupando portadas para las revistas más punteras del sector.

Su cuenta de Instagram está que lo peta, y ya cuenta con más medio millón de seguidores, también se le ha visto con estrellas más que consagradas en el mundo de la moda: Paris Hilton, Kate Moss o Hailey Baldwin. Por lo que parece, el chaval está limpio, y dedicado en cuerpo y alma a la moda... ¡Así se hace, colega!

Imagen destacada: El País
Fuente: Divinity