Si los Concept Stores han proliferado en los últimos 20 años ha sido gracias a la tienda parisina Colette. Fue pionera en este concepto de venta física y desde sus comienzos ha funcionado realmente bien. Ahora, tras veinte años al top, ha decidido echar el cierre y tomarse más que un merecido descanso. Todo eso, a final de año.

Colette, más que una tienda de moda

Para muchos es toda una institución. Y es que por números no será. Su recinto principal consta de 700 metros cuadrados y está dividido en tres lujosas plantas. Durante 20 largos años ha sido posible adquirir en él accesorios y ropa de las mayores marcas de moda mundial. Otro de sus puntos fuertas de ventas han sido también los objetos de regalo, cuadernos, golosinas y esmalte de uñas.

Cierra Colette, la mítica concept store parisina

Se sabe que desde su fundación, Colette habrá vendido 400.000 productos distintos y más de 8.000 marcas. Tal y como siempre ha dicho Sarah Andelman, hija de la fundadora (Colette Roussaux) del establecimiento:

La idea era juntar marcas y objetos que uno no podía encontrar en la capital francesa. Desde entonces, ese concepto es lo único que no ha cambiado. Y eso que hemos reproducido la jugada en ciudades como Nueva York, Berlín, Londres o Tokio.

El motivo del cierre de la tienda Colette no es ni económico ni coyuntural. He aquí algunos datos. En 2016 el establecimiento registró 28 millones de euros, y su cuenta de Instagram alcanza el millón de seguidores, o sea, que salud tiene para rato. El cierre se debe a la jubilación de Roussaux, antigua minorista textil que fundó la tienda en 1997 en pleno Faubourg Saint-Honoré, epicentro de la moda parisina.

Y es que, "Colette no puede existir sin Colette". Eso está claro.

Fuente: La Vanguardia