¿Te gustan los pintxos? Pues ubicado en una de las cuatro esquinas bajo los soportales de la Plaza Nueva de Bilbao, encontramos el Sorginzulo (que quiere decir algo así como “la cueva de la bruja”), un pequeño bar con apenas un par de mesas en el interior, pero cuya entrada siempre está a tope de gente sin importar el tiempo que haga. Y es que ésta es una de las barras imprescindibles para ir de ruta de pintxos en Bilbao.

La rana, logo distintivo del Sorginzulo

La rana, logo distintivo del Sorginzulo

Sorginzulo, comida contundente y a buen precio

Este restaurante es un punto de encuentro para los bilbaínos y turistas de todas las épocas, edades, modas y gustos que recorren el Casco Viejo. Los calamares fritos del Sorginzulo son de los más famosos del lugar y sus pintxos impresionantes: tienen un tamaño considerable, como debe ser, y están hechos con productos de calidad e influencias de las últimas tendencias de todas las cocinas del mundo, conviviendo los pitxos más tradicionales con delicatessen vanguardistas.

Los apetitosos pintxos del Sorginzulo

Los apetitosos pintxos del Sorginzulo

Los pintxos de croqueta de bacalao o de bonito del cantábrico son ya clásicos. Seguro que si pasas a probar, te costará elegir entre su gran variedad.

Un lugar sin duda a visitar en el emblemático Bilbao. ¡Busca el logotipo de la rana y lo encontrarás!